Sostenibilidad e Impacto Ambiental en la Inversión Rural

¿Políticas culturales globales o locales?
octubre 13, 2011
Tipos de evaluaciones de proyectos sociales
noviembre 3, 2011

Sostenibilidad e Impacto Ambiental en la Inversión Rural

En este post resumiremos el capítulo 5 sobre la Sostenibilidad y el Impacto Ambiental del manual de la FAO sobre la Inversión Rural. El mismo se centra en la importancia de evaluar el impacto ambiental que tendrá una actividad para poder formular y prever medidas de mitigación  para los daños identificados y de ese modo asegurar su sostenibilidad.

La sostenibilidad de la inversión es definida por la FAO como “la capacidad de continuar generando beneficios en el tiempo”. En aquellas actividades con fines de lucro, la misma puede relacionarse con la rentabilidad, dado que un proyecto que no genera ganancias suficientes como para cubrir sus costos operativos no es rentable y por ende tampoco sostenible. Sin embargo, es un error equiparar estos 2 conceptos. Una actividad puede ser rentable pero no sostenible si agota los recursos naturales de los que depende.

Por otro lado, hay otras actividades que se realizan sin fines de lucro, como son las escuelas, cuya sustentabilidad depende de otros factores tales como los costos operativos y de mantenimiento, las vías de acceso, el agua potable, etc.

Cada uno de los proyectos mencionados producen cambios en el Medio Ambiente y en la comunidad que se encuentra en la zona afectada. Por lo cual, antes de implementar algun proyecto es necesario realizar un Monitoreo Ambiental, definido por el autor como “actividades dirigidas a medir y evaluar los cambios ambientales causados por un proyecto y la implementación de medidas desarrolladas para prevenir o mitigar estos cambios.”

Para ello primero se hace una evaluación inicial de medio ambiente, en la cual se le adjudica un valor al impacto medioambiental que tendrá y a su consecuente “tratamiento”.  Existen 4 categorias: los “A” son aquellos que preveen impactos mínimos y que no requieren un tratamiento; Los “B” son aquellos de bajo impacto, que requieren medidas de mitigación; Los “C” causan un impacto moderado o importante y precisan un detalle de las medidas de mitigación a implementar y una revisión de la legislación nacional; los “D” causan graves impactos negativos y no tienen forma de prevenirlos.

Una vez categorizados los proyectos, para aquellos en donde se necesitan medidas de mitigación (los “B” y “C”), la FAO propone los siguientes pasos a seguir en la evaluación:

1- Definición detallada de las actividades propuestas

2- Definición de las características ambientales del área de intervención del proyecto propuesto, y de su entorno inmediato.

3- Identificación y evaluación de posibles impactos ambientales.

4- Definición de medidas de mitigación y su incorporación en el diseño del proyecto.

De esta manera el diseño del proyecto, que contempla las medidas sugeridas para controlar los daños causados en el medio ambiente, permite que en la toma de decisiones se contemple el impacto que causará la implementación del proyecto y se evalúen las posibles soluciones.

Para ver artículo original hacer click aquí.

Deja un comentario