Monitoreo y Evaluación (M&E): ¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de abordar temáticas con perspectiva de género?

Desarrollo sustentable, ¿para qué?
septiembre 3, 2012
ZIGLA en el Congreso Internacional de Santiago de Chile: Ciencias, Tecnologías y Culturas
enero 11, 2013

Monitoreo y Evaluación (M&E): ¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de abordar temáticas con perspectiva de género?

Deficiencias de marcos y enfoques actuales y propuesta crítica de principios para el M&E:

A la hora de medir y evaluar el progreso de programas sociales, surgen diversos debates respecto de cuáles son los métodos apropiados, aquellos que permitan dar cuenta no sólo de los resultados del programa o proyecto sino también de la incidencia de los actores intervinientes, el contexto e inclusive el papel que juegan los aliados.

Desde luego que no existe un único método infalible, sino que las decisiones respecto de la medición

se relacionan con otras preguntas básicas como ¿qué queremos medir? ¿Cuál es nuestro objetivo en la evaluación? ¿Con qué herramientas contamos? ¿Cuáles son los recursos y capacidades disponibles? O bien ¿Qué enfoque le queremos dar a dicha medición?, entre otras.

En el documento elaborado por la Asociación para los derechos de la mujer y el Desarrollo (awid) “Captando el cambio en la realidad de las mujeres”, las autoras se proponen brindar una mirada crítica a los marcos y enfoques de monitoreo y evaluación.

En principio, se identifican algunas prácticas que no funcionan para las organizaciones por los derechos de las mujeres, pero que es posible extender como prácticas poco favorables para el M&E a nivel general:

  • Pocos marcos y enfoques permiten entender cómo ocurre el cambio
  • Indefinición para decidir qué medir. Tendencia a desasociar los indicadores de la teoría de cambio, transformándose en un fin en sí mismos.
  • Incapacidad para combinar cambios a corto plazo con cambios sustentables
  • Linealidad de muchas herramientas, que suelen convertir a los procesos de cambio en relaciones de causa y efecto sin captar cambios sociales complejos o multidimensionales.
  • En la mayoría de los marcos de monitoreo se asume la existencia de contextos sociopolíticos estables
  • Imposibilidad de muchas herramientas para dar cuenta de cambios negativos y retrocesos
  • La existencia de prejuicios positivistas y reduccionistas que desestiman la información subjetiva
  • La complejidad de las herramientas específicas construidas por especialistas o activistas para el uso de los grupos de base
  • Falta de claridad entre la comunidad de donantes en torno a los procesos de M&E
  • Tendencia tanto de los donantes como de las organizaciones a tratar los procesos de M&E como un complemento y /o imposición, con lo cual además se asigna a estas actividades menos recursos y énfasis.
  • La mayoría de los marcos y enfoques no incluyen una perspectiva de género, exceptuando algunos como la Teoría del Cambio y Making the case.

En esta línea, muchas de las herramientas de M&E permiten dar cuenta del cambio que se da en el ámbito formal: acceso a recursos públicos y privados y control sobre ellos, así como las leyes, políticas y asignación de recursos. No así en el ámbito de las normas y prácticas culturales: actitudes internalizadas, valores y prácticas; normas socioculturales, creencias.

Frente a esta situación, se proponen algunos principios para la evaluación feminista:

  • Seleccionar y utilizar herramientas diseñadas para desentrañar la naturaleza de las desigualdades de género y las inequidades sociales que las vehiculizan
  • La creación de sistemas de M&E que combinen diversos enfoques y herramientas para adecuarse a las necesidades específicas
  • Herramientas que permitan el monitoreo y la interpretación de las reacciones y resistencias a cambios en el poder de género como prueba del impacto y no del fracaso de la estrategia
  • Enfoques que desafíen las jerarquías tradicionales dentro de las técnicas de evaluación (vínculo evaluador-evaluado)  y que incorporen las voces de las mujeres.
  • Adaptación de herramientas de evaluación a los escenarios donde se utilicen para que sean simples y accesibles.
  • La visibilización del carácter político de la actividad de M&E y por ende como parte del proceso de cambio.

 

Deja un comentario