Inclusión Financiera de las Mujeres: ¿por qué es tan importante?

Habilidades Socioemocionales… ¿Que son y por qué es importante desarrollarlas?
abril 9, 2019
¿Por qué es importante medir las Habilidades Socioemocionales?
mayo 8, 2019

Inclusión Financiera de las Mujeres: ¿por qué es tan importante?

Desde hace 10 años, en ZIGLA trabajamos con organizaciones y fundaciones, empresas, organismos internacionales y gobiernos que cuentan con programas y proyectos dedicados al empoderamiento de la mujer y/o su inclusión financiera. Si entendemos a esta última como un instrumento para el desarrollo económico de las personas, el caso de las mujeres no es la excepción, por lo que lograr la inclusión financiera de mujeres excluidas del sistema formal se constituye en una herramienta clave para su empoderamiento.

Según datos del Global Findex, base de datos del Banco Mundial que cuenta con información del uso de productos financieros en 140 países, el nivel de inclusión financiera se incrementó en términos generales en los últimos ocho años, desde que la publicación salió a la luz en 2011. En este sentido, más de 1,2 millones de adultos de todo el mundo pudieron acceder por primera vez a servicios financieros en ese período.

Sin embargo, la brecha de género prácticamente no ha variado, y las mujeres continúan rezagadas con respecto a los hombres: la diferencia entre hombres y mujeres que tienen cuentas financieras es de 9% en países en vías de desarrollo, aunque en América Latina es de dos puntos menos. También se observan diferencias en el ahorro formal y el acceso a crédito formal: en América Latina y el Caribe sólo el 49% de las mujeres tienen una cuenta bancaria, el 11% ahorra y el 10% dispone de crédito, valores que para los hombres representan el 54%, 16% y 13% respectivamente.

Asimismo, según las Corporación Financiera Internacional (IFC), se estima que más de 70% de las PYMEs dirigidas por mujeres carecen de servicios financieros o están desatendidas (acceso inadecuado), y la brecha de crédito (definida como la diferencia entre el crédito pretendido y el efectivamente obtenido) para aquellas que están formalizadas es de USD 287 mil millones en todo el mundo, siendo América Latina la región con mayor brecha (USD 85 mil millones).

LAS RAZONES

Existen numerosas razones que explican estas diferencias en lo que refiere a la inclusión financiera de las mujeres, tanto desde la demanda como desde la oferta de servicios financieros.

Fuente: El empoderamiento económico de la mujer mediante la inclusión financiera – Programa de Inclusión Financiera, Innovations for Poverty Action (2017)

Desde el punto de vista de la demanda, es crucial el rol de las mujeres en el mercado laboral. Su menor participación, los menores salarios que reciben y su mayor pertenencia al sector informal de la economía son características que dificultan la inclusión financiera. A esto se suma la carga de trabajo no remunerado y la carencia de políticas que permitan una armonía entre vida familiar y trabajo.

También el limitado acceso de las mujeres a la propiedad genera menor disposición de garantías o colaterales para recibir créditos. En mayor proporción las empresas establecidas por mujeres son de menor tamaño y con mayor nivel de informalidad, lo que genera que sean consideradas de mayor riesgo por las instituciones financieras. Si a esto se suman “temas relacionados con la falta de educación financiera que limita el conocimiento sobre las fuentes de financiamiento y sobre cómo enfrentarse al sistema financiero” [1], las mujeres terminan recibiendo créditos con mayores tasas de interés y menores montos, y teniendo menor acceso a cuentas de ahorro u otros servicios financieros.

Por el lado de la oferta, persisten actitudes discriminatorias por parte de las entidades financieras, que limitan el acceso a servicios y productos, en comparación con los hombres. Además, el diseño de los instrumentos financieros (créditos, cuentas de ahorro, seguros, etc.), en general, no parece tener en cuenta las necesidades y preferencias específicas de las mujeres, para que puedan mejorar su acceso a estos.

Así, por ejemplo, los requisitos de apertura de cuentas, el desconocimiento de los productos de crédito que podrían mejorar sus resultados empresariales y la inexistencia de productos de ahorro para diferentes momentos de su vida, dejan a las mujeres en desventaja. Tampoco se suelen diferenciar los distintos tipos de seguro, considerando que hombres y mujeres enfrentan diferentes tipos de riesgo y, por ende, tienen diferentes perfiles de riesgo. Por último, factores como el estado civil, fertilidad y jefatura del hogar podrían jugar un papel importante en el menor acceso al financiamiento de la mujer.

LAS CONSECUENCIAS

Esta exclusión del sistema financiero formal genera consecuencias negativas tanto para las mujeres como para la sociedad como un todo. En primer lugar, se ha demostrado que una mayor inclusión financiera favorece desde el apalancamiento de negocios (por más pequeños que estos sean) hasta el acceso a productos como cuentas de ahorro o envío de remesas, y el caso de las mujeres no es la excepción.

La brecha de financiamiento mencionada refleja la existencia de un segmento de mujeres emprendedoras y mujeres en general que está desatendido y necesita acceder a nuevos instrumentos financieros. No existen, en general, análisis de género de parte de las entidades financieras, lo que genera que se desaproveche un mercado con alto potencial.

Por último, la exclusión podría forzarlas a depender de instrumentos informales de crédito (préstamos de familiares o prestamistas usureros) o de ahorro (ahorro “debajo del colchón”), con la inseguridad que estos representan, además de tomar decisiones subóptimas sobre su dinero, consumo equilibrado y gestión del riesgo.

Son muchas las acciones y estrategias que se pueden llevar a cabo para disminuir las brechas de género y lograr una mayor inclusión financiera de las mujeres, así como también son múltiples los actores que intervienen. En una próxima entrada a este blog recuperaremos la experiencia y las conclusiones que ZIGLA ha logrado consolidar en su vinculación directa con decenas de organizaciones referentes en el tema en América Latina.

Comments are closed.