El mapeo de actores como herramienta visual para el diagnóstico de un programa
enero 17, 2013
Rompiendo paradigmas de cara a un futuro sustentable
junio 17, 2013

Portafolio de inversiones  sociales

Sonia Martínez Osornio[1]

La inversión financiera con enfoque social  es una demanda  creciente de la gestión empresarial sustentable. El paradigma de la responsabilidad corporativa ha estimulado la inversión de capital privado desde esta perspectiva.

El interés de las empresas por invertir de manera ética, responsable y con impacto social, ha dado lugar al surgimiento de varios conceptos para referirse a  las diferentes estrategias de inversión.venture-capital-capital-de-riesgo

De acuerdo a la Fundación DIS,  la inversión social o inversión social privada se refiere a  los recursos financieros, materiales  o de talento, que el sector privado destina de manera voluntaria, por razones filantrópicas  o de responsabilidad social, a mejorar las condiciones de vida de las personas y de las comunidades. Es una inversión proactiva y solidaria, ya que no responde a  demandas de grupos de interés ni a obligaciones legales. Se espera que dicha inversión genere impactos positivos en las personas, en las situaciones sociales problemáticas de la comunidad o en la infraestructura del territorio, dicho cambio es considerado como el retorno de la inversión, el cual no ocurre financieramente sino en  términos de transformación social, por lo cual se considera como un retorno social.

Por otro lado, la inversión comunitaria según la International Finance Corporation (IFC), es la inversión de valor agregado que hace una empresa  para vincularse con las comunidades donde opera, trabaja o quiere tener presencia. A diferencia de la inversión social, la inversión comunitaria debe tener una clara relación con el core business de la empresa. Es decir, los temas estratégicos del negocio deben estar alineados con las prioridades de desarrollo de las comunidades.

Un elemento central es el involucramiento de los grupos de interés en las diferentes fases del proyecto de inversión, desde esta óptica, el proyecto debe considerar la participación de las áreas de la empresa que más eficazmente pueden generar el valor compartido de la inversión. El impacto en  la comunidad y al interior de la empresa cobra relevancia al momento de valorar los riesgos y el retorno de la inversión.

Por su parte, la inversión ética, inversión responsable o inversión socialmente responsable,  es la inversión financiera, que además de los criterios de liquidez, rentabilidad y riesgo, considera  criterios éticos, sociales y ambientales en la toma de decisiones de inversión, según el SpainSIF.

Este tipo de inversión la realizan los inversores y ahorradores  que, sin renunciar al rendimiento económico, optan por invertir en empresas con impacto positivo en el medio ambiente y en la sociedad. Los bancos éticos, las cooperativas de crédito y asociaciones promueven la inversión ética, siguiendo los principios de la economía social y solidaria. La banca convencional también impulsa esta forma de inversión, a través de fondos de inversión éticos, apoyando a empresas social y ambientalmente responsables, o bien, brindando capital a proyectos de sectores excluidos.

Cada tipo de inversión requiere de una serie de instrumentos de valoración de rentabilidad económica y social. Tanto el diseño, ejecución y evaluación de proyectos de inversión social como comunitaria demandan el uso de un conjunto de métodos sociales innovadores y holísticos, mientras que la inversión responsable de la banca convencional utiliza los instrumentos del sistema financiero tradicional, sin embargo no ocurre así en el caso de las inversiones de los bancos éticos.


[1] Directora del Centro de Ciudadanía y Acción Responsable, AC.  sonia.martinez@enlacers.com

www.enlacers.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.